12 de marzo de 2017

1:19 A.M.

Que alguien me saque de esta tormenta
de pensamientos infundados
y pocos abrazos.
Que alguien me saque de esta pesadilla
en la que mi mente anda perdida.

Sal de aquí,
llévame lejos.

Haz que olvide
todos mis tormentos.


PALM
xx


28 de febrero de 2017

¿Matarías al asesino de tu hijo?


¿Qué es la justicia? ¿Por qué en diversos países de Oriente Medio es justa la pena capital por delitos que en España son derechos civiles? ¿Es acaso la justicia una invención imposible de extrapolar a la vida real? Cuando es la democracia de Estados Unidos la que se considera más potente, y sin embargo aplica la pena capital en diversos estados, legitimando así la ley del talión, comienza la reflexión al paso que lo hace la trama.

IRA es el primer largometraje de su valiente director, Jota Anorak. Se estrena con un thriller combinando un falso (y a veces confuso) documental con buenas dosis de venganza. La sinopsis es aparentemente sencilla: un padre, César Mayo (Nacho Marraco) busca vengar la muerte de su hijo Isaac, de apenas 20 años. Para ello, contacta con un periodista, Iker Vélez (Urko Olazábal) encargado de grabar y documentar la preparación, diseño y ejecución del asesinato que el protagonista piensa para el supuesto asesino de su hijo.

El guion, también a cuenta de Anorak, ha sido elaborado inteligentemente para que el espectador quede absorbido por la historia durante 93 minutos. Los giros y las reacciones de los propios personajes ante las situaciones impredecibles que secuencian IRA consiguen una narración enérgica y trepidante, máxime cuando desde el principio se crea la duda deliberada sobre si se está siendo o no testigo de un asesinato.


La producción corre de la cuenta de Bajocero y Random Films con Harold Entertainment y Versus Entertainment. Distribuye Super 8. Podremos disfrutar del metraje a partir de su estreno el día 3 de marzo.



PALM
XX

26 de noviembre de 2016

IV

Hace días que no sale el Sol,
hace meses que no se de ti
pero ya no importa

Porque el viento sigue acariciando las hojas de los árboles
y los charcos aún reflejan las gotas de lluvia.
El otoño reinterpreta los colores
y el frío se cuela por mi ventana.

Mi calor sigue produciendo vaho al salir de casa
y los paraguas de colores me sacan una sonrisa.

Hace días que no sale el Sol,
hace meses que no se de ti.
Y aunque estoy más viva que nunca,
ya no importa.


PALM
XX